Viñas Concha y Toro: Referente de Chile en el Mundo

Viñas Concha y Toro: Referente de Chile en el Mundo

El vino forma parte de la cultura y la historia de nuestro país y tiene sus orígenes con la llegada de los primeros españoles. Viña Concha y Toro nació en 1883 en Chile y en 2019 cumple 136 años de historia.

Con el paso de las generaciones, se ha transformado en la industria de vinos más grande de Latinoamérica y en uno de los protagonistas del mercado vitivinícola a nivel mundial.

Es el primer exportador de Chile y el quinto a nivel mundial. Con más de 11.600 hectáreas plantadas no solo posee operaciones en nuestro país, sino que también en Argentina y en Estados Unidos.

Respaldado por la investigación, el desarrollo y la innovación del trabajo que va desde la genética hasta el marketing, hoy exporta a más de 140 países en el mundo.

Bodegas de Concha y Toro

La historia de Viña Concha y Toro es el testimonio de una empresa familiar que encontró un modo de traspasar la pasión y conocimientos de generación en generación, hasta convertirse en referentes del vino y de Chile.

En la actualidad, Viña Concha y Toro es una de las cinco viñas más importantes a nivel mundial. Fue fundada en 1883 en Pirque y hoy ha resultado ser uno de los orígenes más relevantes para lo que ha sido el desarrollo de la industria chilena.

El desarrollo de Viña Concha y Toro va de la mano con la industria vitivinícola chilena y se ha caracterizado por abrir mercados en todo el mundo para el vino chileno, desde sus comienzos.

En 1933 da sus primeros pasos a la exportación, principalmente a los mercados latinoaméricanos para luego expandirse a la conquista de Estados Unidos, ingresar a Europa y penetrar durante los últimos años en Asia.

EXCELENCIA Y CALIDAD PRODUCTIVA

Para las filiales de Viña Concha y Toro, la excelencia productiva es un sello que desde siempre ha estado presente. Para alcanzar la excelencia en la producción, el contar con viñedos propios ha sido un pilar fundamental.

Actualmente, la compañía posee en Chile más de 9.900 hectáreas de viñedos plantados en los 7 principales valles vitivinícolas del país, desde el Valle del Limarí en el norte, ubicado en la Región de Coquimbo, hasta el Valle del Maule y con viñedos presentes en el Valle del Maipo, Casablanca, Cachapoal, Colchagua y Curicó, lo que ha permitido producir distintas variedades de cepas.

El total de viñedos plantados por Viña Concha y Toro es de más de 11.600 hectáreas, posicionándola como la segunda viña del mundo con más siembras, lo que apunta directamente a la filosofía de excelencia y calidad productiva.

Viñedos Concha y Toro

Históricamente, Chile cultivó viñedos de cabernet y cabernet franc en la zona de Maipo; y variedades como carmenere en la zona de Rapel.

Con la exportación, Viña Concha y Toro creció en diversidad, en terreno y en lugares, dando paso al desarrollo en los valles de Casablanca, Limarí, Maule, Rapel y Curicó.

La riqueza de los suelos que presenta Chile, ha sido fundamental para comprender las necesidades en términos de componentes y clima para cada variedad de vino, para de esta forma plantar en los lugares adecuados y lograr obtener el mejor potencial.

La irrigación adecuada de la planta y la presencia de los nutrientes naturales que posee el suelo de nuestro país juegan un papel fundamental para el resultado final de los vinos de la compañía.

SELECCIÓN Y PRODUCCIÓN EFICIENTE

En Viña Concha y Toro no se concede nada en términos cualitativos. El alto nivel en la selección de los vinos que ingresan a las mezclas es una característica en la producción.

La comprensión de las riquezas de suelos y climas que posee Chile es uno de los factores más importantes para plantar las variedades en los lugares adecuados y obtener una mayor producción y calidad en los vinos.

Por ejemplo, se privilegia en general palntar en un viñedo con influencia marítima, si se quiere producir un buen sauvignon blanc, como el caso de Casablanca.

La correcta selección de variedades aplicadas en las posibildades entregadas por Chile en términos de clima y suelo, permite plantar cada variedad en los lugares más adecuados, siendo este uno de los sellos de calidad de sus vinos.

INVESTIGACIÓN, INNOVACIÓN Y DESARROLLO

Para guiar el camino de la innovación, desde 2014 Viña Concha y Toro cuenta con un Centro de Investigación e Innovación ubicado en las cercanías de Talca, desde donde se diseñan nuevas tecnologías aplicadas para la industria vitivinícola.

Este tiene como objetivo realizar investigaciones e innovar en el ámbito agrícola, enfocado en los desafíos que la industria presenta.

Centro de Investigación e Innovación

Por otra parte, Viña Concha y Toro presenta un compromiso de responsabilidad social, el que posee intereses extensivos de buenas prácticas y transferencia tecnológica respecto a los resultados que se obtienen en las distintas investigaciones llevadas a cabo en el Centro de Investigación e Innovación.

EQUILIBRIO Y SUSTENTABILIDAD

La sustentabilidad y la búsqueda de armonía entre el desarrollo y crecimiento de las viñas va de la mano con el equilibrio y la preocupación por el bienestar de sus propios trabajadores, además del respeto por el medio ambiente.

Iniciativas como las mediciones de distintas huellas, tanto como las de carbono o agua; y el compromiso por la inclusión y uso de insumos que comprometan menos emisiones de gases en el proceso productivo, van en línea con la sustentabilidad y el compromiso ecológico que posee Viña Concha y Toro.

Su historia es la historia del vino chileno y de una industria familiar que logró crecer y posicionarse, traspasando pasión y conocimientos de generación en generación.

Hoy los vinos chilenos son reconocidos a nivel global y están presentes en más de 140 países, mercados que han transformado a Viña Concha y Toro  en el principal productor y exportador de vino chileno en el mundo.

Reportaje de Nicolás Cerro, Periodista de Cuerpo Diplomático.

Deja tu comentario