Entrevista a Erika Labbé: El conocimiento astronómico llega a la juventud

Entrevista a Erika Labbé: El conocimiento astronómico llega a la juventud

Chile vive un momento especialmente fértil en divulgación astronómica, con libros de los profesores María Teresa Ruiz y José Maza posicionados como éxitos de venta, la consolidación del día de la astronomía en el mes de marzo, programas de televisión abierta, canales de YouTube especializados e instalaciones en museos dedicadas a los fenómenos del espacio.

En 2025, Chile tendrá el 70% de la capacidad de observación astronómica del mundo, lo que representa una oportunidad única para muchos jóvenes que hoy se encuentran decidiendo lo que quieren estudiar.

En muchos sentidos, la astronomía y la astrofísica son ciencias particulares: el espacio es el gran laboratorio natural del planeta, en el que podemos observar la física en contextos extremos que no podemos replicar en la Tierra.

La astronomía es a su vez especialmente propicia para el encuentro entre ciencias y humanidades tales como la matemática, la física, las artes, la filosofía y la literatura de ciencia ficción, entre otras disciplinas que indagan en nuestro origen, relevancia y destino.

En Chile, uno de los centros más relevantes en educación, divulgación e investigación en ciencia espacial es el Núcleo de Astronomía de la Universidad Diego Portales.

Además de una oferta amplia en formación para jóvenes de pregrado, el centro es referente en el diálogo interdisciplinario entre la astronomía y las artes y en astronomía inclusiva, con especial énfasis en personas con discapacidad visual.

Erika Labbe
Erika Labbé

Conversamos con Erika Labbé, coordinadora de difusión del centro.

¿Cómo definirías el momento que se vive Chile en divulgación astronómica?

“Pienso que gracias a nuestros cielos oscuros, sobre el desierto del norte, estamos en una posición donde la astronomía se percibe como un tesoro nacional.

Eso, junto al trabajo de personas que se han tomado la divulgación como una verdadera vocación, han hecho que estemos en un momento muy creativo y productivo mucho más de lo que era hace 10 años, por ejemplo”.

¿Cómo ves el interés en la astronomía de parte de los jóvenes de educación escolar y universitaria hoy?

“Pienso que vienen de alguna forma más expuestos a la divulgación científica de lo que fue mi generación, lo que hace que sea mayor el número de quienes están realmente interesados y saben mucho o quieren saber mucho.

Una prueba es que cuando yo entré a estudiar licenciatura en física a la UTFSM, en 1993, fui la única persona que ingresó en ese año y en toda la carrera éramos 3 ó 5 personas todo el tiempo.

Este año fui a la universidad a participar de un foro y me enteré de que había 58 estudiantes de licenciatura en física. Aún no me recupero de la impresión”.

El Núcleo de Astronomía promueve el diálogo entre las ciencias y las artes. ¿Por qué es importante esta conversación?

“Primero, porque surge naturalmente: desarrollar ciencia y contarla son actos profundamente creativos, al igual que el arte. Muchos científicos sienten pasión también por el arte y muchos artistas se inspiran en la ciencia y en cómo esta cambia la visión del mundo.

En segundo lugar, porque se complementan excelentemente. La idea de comunicar ciencia a través del arte abre el espectro del público al que podemos llegar y le da nuevos aires a lo que estamos contando.

Finalmente, porque en nuestra línea de astronomía inclusiva hemos visto que la creatividad forma parte esencial del proceso por el cual hacemos que un contenido astronómico sea inclusivo (a través de modelos táctiles, sonidos, relatos, etc.).

El arte aporta soluciones a estos desafíos que como científicos no llegamos a encontrar. Los artistas y los diseñadores son nuestros aliados en astronomía inclusiva”.

¿Qué expectativas tienes en el rol que jugarán los jóvenes chilenos en el desarrollo de la astronomía a nivel internacional en los próximos años?

“Muchísimas, especialmente en todo lo que significan los cambios estructurales y actitudinales que se necesitan para hacer la ciencia más inclusiva y diversa y trabajar de manera interdisciplinaria, que será indispensable en el futuro.

No es casualidad que la astronomía inclusiva cause más entusiasmo en los jóvenes, junto con el compromiso de comunicar la ciencia a la ciudadanía. Creo que están más dispuestos y conscientes que las generaciones anteriores”.

Entrevista realizada por Pablo Casanova, Periodista de Cuerpo Diplomático.

Deja tu comentario